Llevas todo el año portándote bien. Más que nunca cuando nos ha tocado vivir la primera pandemia de nuestro tiempo. No solo has seguido a rajatabla todas las medidas de seguridad y estuviste recluido durante meses en casa, sino que has seguido dándolo por salir adelante en el trabajo o, si aún eres estudiante, sacando tus estudios en una etapa tan complicada. O ambas cosas. Llegan las vacaciones y, como todos, quieres relajarte. Todos vivimos de manera diferente en verano: cambiamos hábitos, horarios, alimentación, pasatiempos… Pero, si eres un buen motero, algo que seguro que permanece inalterable es tu amor por la moto. Ahora bien, procura que el cambio de ritmo vital no te afecte para cometer algunas tentaciones a evitar en moto este verano.

Y es que hay otras cosas que nunca cambiarán. El suelo sigue estando bien duro, con un asfalto tan abrasivo como siempre para quienes sufren un accidente, ya sea por imprudencia propia o por ser víctima de la de otros. La carretera, cómo no, sigue siendo compartida, y en esta época del año, especialmente los fines de semana, se multiplican los desplazamientos, haciendo que debas ser más responsable que nunca.


Así pues, consideremos algunas medidas de seguridad que es frecuente ver cómo algunos la dejan de lado, y que no debería ser tu caso. Por tu propia seguridad, pero también por la de quienes te rodeen.

 

No te dejes el casco

La concienciación ha crecido con respecto a la época de nuestros padres o abuelos, pero aún se siguen encontrando imprudentes, especialmente en áreas urbanas para desplazamientos cortos, que dado el calor deciden llevar el casco abierto o dejarlo de lado porque no merece la pena pasar tanto calor. No caigas en esa tentación. La seguridad es vital mantenerla en cada trayecto, por pequeño que sea, pues un accidente, como su propia definición indica, llega de manera imprevista, y residir durante unos días en una localidad de playa y vivir con otras preocupaciones no nos hace menos propensos a sufrir uno.


Que no te den pereza los guantes

Seguramente te apetezca poco cubrirte las manos en una época del año en que sudamos tanto, pero tu seguridad te pide hacerlo, tanto si eres el conductor de la moto, como si vas de pasajero, y es que, en caso de accidente, serán lo primero que haga contacto con el suelo en la gran mayoría de ocasiones, y es una zona especialmente sensible para serios daños óseos y ligamentosos, amén de las clásicas quemaduras.

Además, existen guantes específicos para el verano, confeccionados con materiales más ligeros y que permiten mayor transpiración, sin reparar en seguridad. Consulta a tu experto en Rebesa para la mejor asesoría.

 

Protege todo tu cuerpo

Seguramente cabeza y manos sean las partes del cuerpo en que antes pensamos cuando se trata de proteger nuestra integridad sobre la moto. Pero, si hablamos de seguridad, no debe haber puntos muertos sin proteger en nuestro cuerpo. Al igual que existen guantes para el verano, también existen chaquetas que te hagan llevar mejor conducir bajo altas temperaturas, y que siempre serán una mejor elección que conducir con camisetas de manga corta o tirantes, que te dejan muy expuesto en caso de caídas. Y lo mismo ocurre con el tren inferior, siendo mejor vestir pantalones largos para la moto y con protecciones, que otros cortos o bañador, por lo evidente.

Además, el calzado sigue siendo importante. Si eres de los que pasan todo el día en sandalias o chanclas, recuerda optar por un calzado cerrado de mejor sujeción cuando vayas a montar en tu moto. Existen también a tu disposición botas de motero para esta época de calor.


Actitud exhibicionista

El verano es, también, una época en la que sociabilizamos más que en otras del año y en la que entramos en contacto con más gente. Una moto es siempre un aliciente para ganar en popularidad, pero es mejor no utilizarla para lo mismo. La época estival es también la de mayor caso de accidentes por imprudencias como una actitud exhibicionista con el ánimo de impresionar a terceros. Recuerda ser inteligente al manillar.